Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (53) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (2) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (13) Folclore (2) Folclore infantil (29) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (74) Historia pedroñera (137) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (6) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (163) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (52) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Memorias (18) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (2) Naturaleza en Pedroñeras (2) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (14) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (3) Patrimonio pedroñero (16) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (45) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (56) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (2) Reportajes fotográficos (7) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (9) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (9) Viajecetes (3) Vídeos (2) Virgen de la Cuesta (6)

sábado, 28 de febrero de 2015

Memorias y vivencias de Emilio Castillo Ramírez (7): La posguerra (3)


Memorias y vivencias de

Emilio Castillo Ramírez

Capítulo VII:

Las posguerra (III)

Más sobre el estraperlo. Los maquis.

       Con aquella borriquilla pude ir trapicheando con el aceite, patatas, judías y garbanzos, y lo mismo trigo y harina para ir cociendo los panes y después venderlos.

jueves, 26 de febrero de 2015

Pecheros en Las Pedroñeras en el siglo XVI (1528 y 1591): Datos de población




En primer lugar aclaro que los pecheros eran todos aquellos que estaban obligados a pagar pechos, es decir, los impuestos o tributos que se pagaban al rey o al señor territorial por razón de sus bienes o haciendas. Así las cosas, a excepción de los que poseían un título nobiliario o los que pertenecían al clero, a todos en absoluto les pertenecía esta obligación. 

miércoles, 25 de febrero de 2015

Por los viejos tiempos (microrrelato), por Teresa Pacheco Iniesta



Por los viejos tiempos 






Entonces reconocí la mirada de la fotografía. Esa mirada doliente, inconfundible, azul y verde. Todo el resto de su cara había cambiado por obra y gracia del bisturí incógnito. Pero yo no le delaté. Seguí mirando fotos en la comisaría. Pensé que se lo debía por todo lo que fuimos el uno para el otro.

martes, 24 de febrero de 2015

¿Quién fue el ministro José Mª Álvarez-Mendizábal? Datos biográficos



En más de una ocasión nos hemos acercado por aquí a la figura política de José Mª Álvarez-Mendizábal y Bonilla (véase esta entrada). Esta completa semblanza que os presentamos por aquí está recogida de la obra de Ricardo Robledo Los Ministros de Agricultura de la Segunda República (1931-1939) (Política y Sociedad en la España del siglo XX).

lunes, 23 de febrero de 2015

El hospital de San Andrés de Belmonte

Vista aérea del hospital de San Andrés.


EL HOSPITAL DE SAN ANDRÉS


por Miguel Ángel Vellisco Bueno



El hospital de S. Andrés de Belmonte fue fundado en 1415 por el primer señor de Belmonte D. Juan Fernández Pacheco, con la aprobación Apostólica del Papa Luna en el año 1417. En el documento que se encuentra en la Biblioteca Nacional, Mss 13124, folio 170,  dice lo siguiente sobre su fundación: “Considerando yo, Juan Fernández Pacheco, sennor de Belmonte, fijo de Diego López Pacheco, otrossi menbrandome de las muchas gracias fechas a mi en la vida presente por nuestro sennor Dios, e de los muy grandes peligros de que fut librado por la misericordia e piedad, e de la honra e victoria que sin mis merecimientos alcance en batallas e en escaramuzase en otros muchos peligros lugares donde me acaecio, propuse por servir de Dios e remisión de mis pecados e por la alma de la noble sennora donna Inés Téllez ,mi muger, fija del conde D.Gonzalo, facer un un hospital con su capilla en la dicha mi villa de Belmonte a honra e loor de Nuestro Sennor Dios e de la su piadosa Madre, regna de Misericordia, e a vocacion del bienaventurado sennor Sant Andrés, su apóstol...”

sábado, 21 de febrero de 2015

Memorias y vivencias de Emilio Castillo Ramírez (6) - La posguerra (2)



Memorias y vivencias de
Emilio Castillo Ramírez

Capítulo VI:

La posguerra. (II)

Duros trabajos  en el campo. Nuestra boda.
El estraperlo. El caso de la borrica desaparecida


Los duros trabajos del campo

Fuimos pasando a  poco a poco aquella vida, trabajando algo donde te llamaban los patronos que te conocían y sabían cómo trabajabas y otros que uno se buscaba como podía, todo eso para poder ganar algún dinero para malcomer, porque seguía el racionamiento. Todo estaba racionado.

jueves, 19 de febrero de 2015

Mapa de Las Pedroñeras. Toponimia histórica comentada: Datos del libro



Son ya muchos los años que llevo empleados en la elaboración de este libro que llevará por título Mapa de Las Pedroñeras. Toponimia histórica comentada. Es uno de mis trabajos más queridos y mejor rematados. La información aquí recogida es amplísima pues no solo se trata de un catálogo comentado, que también, sino que concurren en él multitud de mapas antiguos, fotografías y documentos históricos que se distribuyen a lo largo del libro que, finalmente, es posible que se edite en dos tomos de más de 500 páginas cada uno. Para su elaboración se ha contado con numerosas entrevistas acompañadas de viajes sin fin al campo con los informantes y en solitario. 

miércoles, 18 de febrero de 2015

Olvido (relato) - por Teresa Pacheco Iniesta



Olvido





Olvido es una mujer muy bella, pero nunca había reparado en tal cosa. Al contrario de lo que les pasa a otras muchas, que se creen hermosas sin serlo. El nombre de Olvido, que es también precioso, fue en su caso como una premonición o una advertencia. Se quedó sola después de pasar años cuidando a sus padres y a sus hermanos pequeños, que volaron del nido sin contemplaciones en cuanto pudieron. 

martes, 17 de febrero de 2015

La orografía del término de Las Pedroñeras




por Mª Pilar Martín Alonso 
(extraído de su tesis doctoral inédita)


"Las Relaciones de Felipe II en la pregunta 17 (véase esta entrada al respecto), nos dan dos pinceladas alusivas a la orografía: '... y es tierra llana de la villa al mediodía, y al norte es un poco quebrada...'

La Mancha de Montearagón es una región bastante llana de la que sobresalen en raras ocasiones algunas alturas poco elevadas, encontrándose las sierras más próximas en dirección NE-SE, conocidas como Sierra del Pintado, Sierrecilla, Sierra de Haro y Sierra de la Villa.

La zona más accidentada y compartimentada de Las Pedroñeras se encuentra en dirección norte, con cotas de 774 metros en La Pajarilla, de 769 m. en el alto de la Pila y de 750 en Los Olivares. Al sur las cotas oscilan alrededor de los 700 m., como en el cerro Marcazo y Navaltocón; en cambio en el SO las cotas están por debajo de los 700 metros como en Los Pozuelos, con una cota de 690 m., siendo poco compartimentada y con suaves alomamientos.

La altura sobre el nivel del mar, tomada en la puerta de la iglesia, es de 708'601 m."

[NOTA DEL EDITOR: Por añadir un simple apunte, decir que el Mojón Alto ("Virgencico"), en nuestro término, está situado a 870 metros sobre el nivel del mar, punto más alto de nuestro término].

©Mª Pilar Martín Alonso

lunes, 16 de febrero de 2015

Belmonte en la prensa histórica (5): Desamortizaciones, muertos por el estiércol (con asombroso rescate), etc.


por Miguel Ángel Vellisco Bueno





En este capítulo, se reproducen las noticias sobre la venta de un inmueble como consecuencia de la Desamortización de Mendizábal, el retraso de pagos por parte del Estado al Clero, la muerte de unos vecinos,  la ejecución de unos reos, la aparición de una plaga de Langostas, etc.

sábado, 14 de febrero de 2015

Memorias y vivencias de Emilio Castillo Ramírez (5): La posguerra (1)



Memorias y vivencias de

Emilio Castillo Ramírez

Capítulo V:

La posguerra. (I)

Hambre, humillaciones y represión


La vuelta al hogar

Volver a casa después de la guerra sano y salvo en general se consideraba haber tenido suerte, aun siendo del bando de los perdedores. Mis padres se alegraron mucho y yo también, pero mi hermano Ángel no volvió todavía. Mi padre había empeorado de su enfermedad y en la casa no había una perra, estaba todo limpio, no había ni con qué encender, como se suele decir, así que tuve que pensar algo para poder mantener a mis padres y a mí mismo.

jueves, 12 de febrero de 2015

El juego del hortelanillo en Pedroñeras: un juego propio de matanzas







Había determinados juegos que se practicaban en situaciones concretas en que se reunía gran cantidad de gente. Este del hortelanillo (nº 76 del Folcolore infantil de Las Pedroñeras) era uno de ellos, propio de matanzas y atorgos.

miércoles, 11 de febrero de 2015

Solo soy un sueño (relato), por Teresa Pacheco Iniesta



Solo soy un sueño






Soy Rebeca, el sueño recurrente de un condenado a muerte. Fui después personaje de su primera y hasta ahora única novela. Me convirtieron por último en protagonista de una película que hicieron sobre su libro y su vida. He oído que arrasó en taquilla y que le dieron un Oscar a la mejor actriz a la mujer de carne y hueso que me interpretó. Y sin embargo, yo soy solo una ficción, con todas sus consecuencias y él un reo que aún espera a que el tribunal de apelación se pronuncie a la vista de las nuevas pruebas de ADN, que ya no le implicarán en la muerte de otro personaje de novela. Por la sencilla razón, de que es un preso como tantos otros, que no pudo en todo aquel tiempo probar su completa inocencia.

martes, 10 de febrero de 2015

Mapa de España de 1570 - ¿Y Pedroñeras?


Amigos, es demasiado habitual que nuestro pueblo de Pedroñeras -y me duele decir esto, pero a las pruebas me remito-, no aparezca mencionado en la cartografía antigua, de modo que en los (pocos) en que sí aparece han de ser para nosotros valiosos sin duda. Es muy normal que una vez publicado un mapa, este se copie sin pudor y sin comprobaciones más allá de lo que la autoridad que ha dado nombre a ese producto cartográfico da por sentado. Este, publicado en 1570 es, aunque uno pueda pensar lo contrario, de aquellos en los que nuestra población no se menciona. Sí, ya sé que está ahí, que puede leerse, pero todo es obra de ingeniería de nuestro amigo y colaborador Miguel Ángel Vellisco, que se las ha ingeniado para que esa ausencia indeseada fuese subsanada como es debido. No aparecían ni Pedroñeras ni Belmonte... hasta ahora, claro. Nunca es tarde...

lunes, 9 de febrero de 2015

Enterramientos visigodos en Belmonte (Cuenca)





ENTERRAMIENTOS VISIGODOS EN BELMONTE

I CONCRESO DE CASTILLA LA MANCHA
Año 1987
Extracto del artículo publicado por María de los Ángeles Sepúlveda González

A unos 3 KM. Al SO. De Belmonte (Cuenca), se descubrió hace bastantes años una tumba que por el ajuar  que presentaba, parece datar de la época Visigoda. El hallazgo se produjo, al rozar el arado la cubierta de la sepultura, al quitar la piedra caliza, sin tallar y sin ninguna inscripción, que se partió en dos, se vio que cubría una sepultura hecha con grandes losas sueltas de la misma piedra, también sin tallar, que formaban un rectángulo.
En su interior  había una cantarilla de barro, que el labrador entregó rota al propietario de la tierra, comunicándole el hallazgo al que no se le dio demasiada importancia, la tumba fue excavada sin el debido rigor científico, aunque lo hicieron con cuidado. Del cadáver, que debía haber estado tumbado boca arriba, parece que solo quedaba la silueta, de unos centímetros de espesor, y algunos fragmentos de huesos convertidos en parte en cal.
Junto a su cabeza apareció un pendiente incompleto, consistente en un aro de bronce con cuentas de vidrio, el otro estaba a los pies, lo que les hizo preguntarse si hubiese habido dos personas contrapuestas encerradas, aunque sólo se veía la silueta de la cabeza de la primera. La tumba fue tapada, pero guardaron los pendientes y la jarrita de barro.
Ésta se encuentra en un suave declive del terreno y por la descripción del hallazgo se puede deducir que la tumba presentaba unas características a las de otras  necrópolis comunes a la época Visigoda. La forma de sepultura, hecha con varias losas de piedra: Una en al cabecera, otra en los pies y una o varias  a cada lado, con otra encima tapando el rectángulo.

En el caso de Belmonte  las losas, no muy gruesas, eran bastantes regulares, aunque no estaban talladas. Parece que los laterales  los formaba una sola piedra, aunque en uno de ellos a los pies, se había añadido otra pequeña para completar la longitud, se desconoce las medidas de esas piedras y del rectángulo formado, así como la profundidad de la sepultura. Tampoco si en ella había restos de madera o clavos, que evidenciaría que la inhumación se había efectuado en un ataúd.
La casi total desaparición del esqueleto y los fragmentos de hueso convertidos en cal por un extremo, hicieron suponer a quienes les hallaron que le habría echado cal viva encima, quizá a causa de una epidemia, procedimiento  que se seguía empleando en el pueblo en la inhumación de las monjas dominicas, enterradas junto a un pequeño cementerio junto al convento. Aunque no hay que descartar que el esqueleto estuviera debajo de la silueta de tierra que vieron y no tocaron sus descubridores, es bastante frecuente encontrarlos en muy mal estado, de manera que a veces no quedan más que algunos huesos sueltos, y esto se explica mejor aún en un terreno tan calizo como el del término de Belmonte. La postura  en que parece fue enterrada  es también la más frecuente, como tampoco es raro que se halle en una sepultura más de un cadáver, aunque no hay pruebas suficientes de que esto ocurriera en Belmonte. La orientación de la tumba  parece que era SE- NO y el cadáver tenía la cabeza al NO, aunque también podría ser E-O con la cabeza, pues no se recuerda con precisión al  O.




Los pendientes están incompletos: uno es un fragmento de aro de bronce (de 2 mm. de grosor) por el que corre una cuenta de vidrio azul oscuro (10 mm. de diámetro por 8 de grosor) con agujero demasiado grande (5mm. De diámetro) para el grosor del aro. El otro mas completo, aunque roto también, está deformado y nos muestra dos cuentas de vidrio también azules  una de 8x8 mm. De diámetro y la otra de 8x6, ambas de 3 mm. De hueco)  una más oscura que la otra. Conserva el cierre: una pieza cilíndrica del mismo metal en un extremo del pendiente (de 4 mm. De grosor por 10 de largo) en el que se introduce el otro extremo de punta más fina (poco más de 1 mm. De grosor) Al romperse el aro no se desenganchó sino que se partió, quizá por donde iba unido a la oreja, y el extremo afilado se quedó dentro del otro extremo. La pieza cilíndrica conserva restos de vidrio verdoso adheridos, lo que indica que iría cubierta por una cuenta de vidrio, de tamaño y agujero mayor que las otras, como la que aparece en el otro ejemplar, que si no fuera por las adherencias del vidrio en la pieza cilíndrica encajaría en ella perfectamente. Actualmente una dela bolas, la más esférica, más clara del color y menos porosa, se halla adherida al broche por la tierra y está pegada, porque se partió en varios trozos cuando  lavaron el pendiente para quitar  la a tierra. Mediante los restos de los dos pendientes podríamos reconstruir casi con toda certeza como eran: un aro de bronce de unos 50 mm. de diámetro, que se cierra introduciendo un extremo en una pieza cilíndrica en que termina el otro extremo, cubierto por una cuenta de vidrio, y otras dos, al menos, que se desplazarían  a lo largo del aro, separadas por dos pequeñas anillas de bronce ( de 4 mm. De diámetro), también ensartadas, pegadas al aro. El hecho de estar el broche con una cuenta hace suponer que los pendientes se abrocharían delante.
Se encontró también un pequeño fragmento de bronce, de 6 mm. De radio, que pudo pertenecer a un botoncito.




La pieza de cerámica encontrada es una vasija de doble asa, que mide 19 cts. de altura y 22,5 cts., de circunferencia por la parte más ancha de la panza. El solero es plano, de 5,2 cts. de diámetro. La boca circular, de 3,3 cts. de diámetro y el grosor del barro en el borde es de 0,5 cts., Es una cerámica de paredes fina, de buena factura y color rojizo que actualmente se encuentra cubierta por una ligera capa de cal. Tiene también las asas separadas del cuerpo.

            Muchos años antes ya se había encontrado una sepultura de las mismas características, hecha con cuatro losas de piedra y una cubriéndola, en el otro extremo de la tierra. Entonces se le comunicó al juez y al forense, que comprobaron la antigüedad  del cadáver y enterraron al lado los huesos que quedaban. También en aquella había  una jarrita de cerámica, que se rompió y nadie recogió.



También encontraron una pequeña cubierta de sarcófago tallada a dos aguas partida en dos, en la linde de una tierra cercana , más próxima al pueblo, que algún labrador había sacado  porque le estorbara, aunque nada se sabe de esa tumba, ni su orientación, cestos  que contenía etc. tampoco al dueño de la tierra le han comunicado otros hallazgos, pero recuerda que hace muchos años se sacaron de allí muchas piedras con las que se hizo un muro alrededor que hoy ha desaparecido casi por completo.




La pequeña cubierta de sarcófago que se encontró más cerca del pueblo, por el tamaño debió pertenecer a la sepultura de un niño, a no ser que se trate de una urna cineraria, está tallada a dos aguas por dentro y por fuera con un ángulo de 90º por el exterior y algo más abierto por el interior. Su longitud es de 44 cts., teniendo por dentro excavado 30 cts. ,de altura mide 17 cts. La anchura de la base es de 26 cts. teniendo 14 excavados. las dos vertientes no tienen el mismo grosor, una de ellas mide 7 cts. Y la otra 9. está partida en dos y las medidas varían según el lugar donde las tomemos pues por la blandura de la piedra está más gastada por unos sitios que por otros.




No se puede afirmar con estos hallazgos que se trata de testimonios de población en este lugar en la época visigoda, con una posible datación de la sepultura en la primera mitad del siglo VII, por la comparación de otras necrópolis, sin embargo es muy posible que así sea.
         Pedro Vázquez Alcalde de Belmonte  en 1579 en la descripción de la villa  a instancias de Felipe II  nos dice: “No hay rastro de antigüedad demasiada, aunque se hallan por los campos enterramientos de moros”; y en un despoblado, que está en esta villa media legua, al que llaman hoy los aldeanos” La Torrecilla”, se hallaron arando, habrá ocho años, dos urnas llenas de ceniza y carbones. Eran de barro, no tenían ninguna letra; dura una de ellas hoy”.
No parece que pueda identificarse el lugar de los enterramientos, con el de la “Torrecilla”, pues al que hoy se denomina así está más al N., hacia el pueblo de  Monreal, sin embargo sí es posible que sepulturas como las descritas sean los “ enterramientos de moros” que se hallaban por los campos en tiempos del bachiller Pedro Vázquez. La existencia de población en esta zona la confirmaría también el descubrimiento de un Crismón grabado en piedra, al efectuar obras en al colegiata del siglo XV, que ha sido fechado en el siglo V.

BIbliografia:

I Congreso de Historia del Señorío de Villena, Albacete 23-26 de octubre de 1986


Miguel Ángel Vellisco Bueno

sábado, 7 de febrero de 2015

Memorias y vivencias de Emilio Castillo Ramírez (4): La Guerra Civil (2)


Memorias y vivencias de
Emilio Castillo Ramírez

Capítulo cuarto:
La Guerra Civil (II)
Trincheras, alambradas, combate, muerte, pueblos destruidos y abandonados.


LA SALIDA A LA GUERRA

Mi salida para la guerra fue cuando pidieron mi quinta, la del 34, ya que la guerra llevaba más de un año porque fue en junio del 37 cuando nos llamaron y  no tuve más remedio que irme a ella. Tenía yo por  entonces 24 años. Mis padres se quedaron solos sin recursos ni salud. Mi padre estaba enfermo y no podía trabajar, como ya dije anteriormente. Gracias que pronto empezaron a pagarnos. Casi todo lo que yo ganaba, que eran 10 pesetas de jornal,  se lo iba mandando todos los meses a mis padres para que pudieran comer y también para pagarle a un hombre ya de 50 años que pudieron tener trabajando, haciendo las faenas del campo hasta que  yo volví.

Nueva Semblanza del aviador Félix Martínez Ramírez


He aquí otra semblanza del aviador pedroñero laureado Félix Martínez Ramírez, esta vez aparecida en el artículo La Aviación Militar española en la Campaña de Marruecos (1909-1927), de José Sánchez Méndez y Alfredo Kindelán Camp.

jueves, 5 de febrero de 2015

El cuento del grillo en Pedroñeras









El cuento (chascarrillo más bien en este caso) que titulé "El Grillo" en el libro del Folclore infantil de Las Pedroñeras (aún me quedan un puñaejo, animaos) es el número 9 de más de cien allí recopilados. Un cuento que tiene más años que la tos, cosa que uno descubre cuando se pone a revisar bibliografía y se lo encuentra en nuestra literatura de los Siglos de Oro.

miércoles, 4 de febrero de 2015

"Payaso" (microrrelato) - por Teresa Pacheco Iniesta


Payaso




-¡Parece que tenga usted una edad mental allá por los diez años a pesar de su pinta de hombretón! Mejor sería que siguiera dedicándose a criar músculo en el gimnasio, porque no me parece que sirva usted para estudiar – le espetó el preparador de oposiciones a Rafa-. "Ni para nada", pensó.

martes, 3 de febrero de 2015

Cartel de toros de las fiestas de Pedroñeras de 1971


Nuestro colaborador amigo, Miguel Ángel Vellisco, nos remite este interesante cartel de toros de las fiestas pedroñeras de 1971. Novillada en que torean diestros de la comarca: el Tigre de Las Mesas (Victoriano Martínez) y el León de Belmonte (Antonio Romerita), junto a la rejoneadora Lolita Muñoz. Para el día de antes, el sábado, se anuncia también un combate de boxeo organizado, entre otros, por "el pupilo de Urtáin".

lunes, 2 de febrero de 2015

Belmonte en la prensa histórica (4): Capturado el famoso Pancha y robo de mulas



por Miguel Ángel Vellisco Bueno



Los artículos que aquí se recogen dan cuenta de la detención de unos  partidarios de la conspiración contra el rey Fernando VII por parte del general Riego, el nombramiento de unas canonjías de la colegiata de Belmonte, un supuesto altercado contra un militar, una captura de bandidos, un motín y  fuga de presos de la cárcel de Belmonte, el fusilamiento de unos reos, el asalto fallido de Belmonte, por parte de una partida de carlistas y el saqueo por los mismos de Villaescusa de Haro.

domingo, 1 de febrero de 2015

Las emociones en un asperger (relato) - Por Purificación Moreno Palomares



Las emociones en un asperger

La última vez que oí llorar a mi hijo, tendría unos dos o tres años de edad. Ya no ha vuelto a hacerlo desde entonces. Incluso cuando venían a pincharle para sanar sus anginas reumáticas, saltaba y saltaba como un saltamontes, correteando por toda la casa para evitar lo que le esperaba, pero sin escapársele una sola lágrima.