Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (53) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (2) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (16) Folclore (2) Folclore infantil (29) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (76) Historia pedroñera (140) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (6) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (171) Libros (1) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (54) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (22) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (5) Naturaleza en Pedroñeras (2) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (17) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (16) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (46) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (2) Reportajes fotográficos (8) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (10) Viajecetes (3) Vídeos (2) Virgen de la Cuesta (6)

lunes, 22 de mayo de 2017

Manos Pedroñeras - Las manos del arte: Tercera parte

Las manos del maestro Ortega enseñando a sus nietos (1917).


por Fabián Castillo Molina





Hay trabajos o escritos casi improvisados que sabemos cuándo empiezan pero no cuando terminan. Aquí nos encontramos en este caso. En la primera parte de esta serie, anunciamos una segunda parte; en la segunda, una tercera; y en la tercera…, en vista de cómo van las cosas ya no me atrevo a aventurar nada más que eso, que no se sabe cuándo podrá darse por terminado este repaso a tantas y tantas manos de Pedroñeras.


La de hoy toca de cerca  la parte festiva de las manos, las de los músicos (mujeres y hombres, jóvenes y adultos, y cantaoras o cantaores que ha habido y hay. Otra parte va para las manos dedicadas a difundir el nombre del pueblo a través de sus ajos y sus vinos.

Aquí lo traigo como estreno riguroso.


A las manos de Pedroñeras. Tercera parte
A las manos de todos los músicos
de las bandas que son y han sido en Pedroñeras.
A los de los maestros de música y compositores,
empezando por las del Maestro Ortega,
amigo del famoso  Ruperto Chapí
y continuando por los que además
de maestros o directores de banda,
manejaban y manejan con arte el acordeón,
además de componer piezas
y melodías impagables para su pueblo.

A las de  tantos cornetas y tambores,
A los dedos de las manos que rasguean
instrumentos de cuerda, de viento o de metal
y otros que no enumero, y especialmente
a los de grupos como los de Raíces Manchegas,
rokeros varios y los de todos los grupos musicales,
que fueron y son como Los Lirios,
Los tiburones o Los príncipes azules.

A las manos que se elevan en el aire
y quedan suspendidas, silenciosas,
o con leves movimientos acompañan
la voz, que canta una saeta.
Manos que también adornan, ayudan a otras voces,
otros cantes o cantos, como las corales de la iglesia.
O a quienes deciden salir al escenario,
de las fiestas u otras celebraciones,
para alegrar a los espectadores presentes
o futuros, que verán esas manos en diferido.

A las manos que elaboran el vino / que después embotellan y nombran / como el Aique / el Viña Recreo / el tempranillo.,. y otros / conseguidores de premios tan preciados / como medallas de oro, plata y bronce / y así facilitan su venta / extendiendo el nombre de Las Pedroñeras / por toda la geografía española y allende las fronteras.
Y también a las manos /  que, sin haber elaborado los productos estrella, / de este pueblo, los ajos, / en las oficinas escriben, teclean, componen los textos, / que figuran en los envases y embalajes / de cientos, miles de toneladas, que / tras haber pasado por tantas y tantas manos / por fin llegan a  sus destinatarios / de países o personas de los cinco continentes.
Y a las que con apuntes y notas / emanadas de estudios, investigaciones, análisis sin fin / sacan conclusiones y dan forma a textos / que resaltan y difunden las propiedades / y beneficios que el ajo tiene para la salud de la gente / sin distinción de razas, políticas ni creencias religiosas.
Y otras manos, que buscando otras vías, / se afanan en componer escritos múltiples / alrededor del bulbo milenario / hasta lograr dar forma y sacar a la luz / un libro imprescindible /  para quien desee saber más sobre estas cabezas / y sobre estos dientes morados incomparables / libro que tituló en su día el autor / Jardín de curiosidades sobre el ajo.
A las manos que elaboran ristras artesanas / manojos perfectos, lámparas, escudos /  y otras formas diversas / buscando la estética, la belleza / lo más hermoso del producto. Todo ello con pretensiones más humildes, / menos transnacionales / y que sin embargo tanto han hecho / por unir el nombre del lugar al del ajo, / así es frecuente escuchar: / ¿Pedroñeras? -Ah, sí, la capital del ajo / o en otros casos, como mínimo / ¡Ah, Pedroñeras, sí, el pueblo de los ajos!


El último libro de Fabián Castillo Molina


2 comentarios:

  1. Fabian....Sin comentarios majo.
    Sabes quien soy??. El hijo de Fernandete, que en paz descanse.
    Creo que mi padre puedo, antes de morir, pedirte algo que le conseguiste, porque su chico estaba interesado. ¿Recuerdo mal?. Yo era ese su hijo.
    Por favor, guárdame un ejemplar. Tengo el primero. O dime donde conseguirlo para mandar a alguien.
    GRACIAS PAISANO.
    Que no decaiga lo que empezaste.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ferndandete Jr. Muchas gracias por tu comentario y perdona por mi despiste al no haber visto hasta hoy lo que escribiste. Cuenta con lo que yo pueda conseguirte. Tu padre fue clave en la investigación que venía haciendo sobre Julián Escudero Picazo y su colaboración está escrita y reconocida en mi parte en el libro que lleva casi siete años esperando en la Diputación de Cuenca. Cuando haya alguna novedad te la comunicaré. Muchas gracias.

    ResponderEliminar